Grupo Estudios Semióticos | La peor enemiga de Barbie
24048
page-template-default,page,page-id-24048,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.2.1,menu-animation-line-through,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
LA PEOR ENEMIGA DE BARBIE

Por: Emanuel Págan / 21 de agosto de 2015 

Compartir

“Did you know that if Barbie was a real woman with those proportions, she’d have to carry her kidneys in her purse?” – Lani Diane Rich. Time Off for Good Behavior
Valeria Lukyanova  busca ser una Barbie auténtica. Barbie es una muñeca de plástico que nunca come, ni ingiere líquido. Detiene el tiempo en su forma miniaturizada que emula lo humano sin transgredir sus propios términos de muñeca: lo esencial de la muñeca es precisamente ser un artefacto que emula el cuerpo humano, su verdadero carácter es el de simular.  Aquí, el cuerpo de Lukyanova es abandonado por esa forma corpórea artificial al hacerse un duplicado, una imitación. Ella se convierte en una copia, en una simulación. El plagio la condena a la prisión de condiciones con las cuales no puede cumplir por ser “defectuosa”, es decir humana. La falsificación tiene un precio: el renunciar a su condición humana para transfigurarse.  La Barbie viviente, dice el psiquiatra Keith Ablow: “predicts a time when what passes for “happiness” is being anethetized, when living this “life” requires one’s psychological death, when “self-expression” requires mimicry of others, even of inanimate objects or fictional characters”.

Lo corpóreo de Barbie se ubica en el modelo artificial mediante el cual sus medidas son 91-46-84. Cualquier mujer con esa talla no tendría la grasa subcutánea mínima y perdería la menstruación. La transferencia de su cuerpo hacia el plástico y el vacío interior se efectúa en forma de abstraerse en lo inalcanzable, lo ideal, la mística de la imagen.

La Barbie Humana Valeria Lukyanova, quien tiene millones de seguidores en Facebook, decidió en Febrero del 2014 que para mantener su cuerpo escultural debe hacer varios arreglos en su alimentación. Originalmente ella se había hecho múltiples operaciones en su rostro y cuerpo para verse como Barbie. Su preocupación es genuina en el contexto de la muñeca porque Barbie debe ser una mujer perfecta, dato que nos ha hecho saber Mattel durante mucho tiempo. Al parecer Lukyanova se enteró que la mejor dieta que existe para tener un buen cuerpo es la “Breatharianism”. La misma consiste en depender de la luz y el aire para vivir. Los escritores del website Faculty of Medicine problematizaron su “dieta” como un tipo de desorden alimenticio. El hecho de no comer implica que tiene un grave problema de imagen, se le atribuyen dos enfermedades: una de tipo mental y la otra alimenticia. La primera seria Body Dysmorphic Disorder (BDD) y la otra Anorexia. La condición BDD muestra rasgos de los cuales la persona nota errores en su cuerpo (ficticios o verdaderos) y busca corregirlos porque se han vuelto una obsesión en su vida. A diferencia de los llamados complejos de jóvenes que en su gran mayoría desaparecen con la aceptación de su cuerpo, en los que suenan oraciones como: “No me gusta mi nariz” o “Es que mis pies son muy grandes”, entre otras descripciones que aluden a un defecto físico. Mientras que en la anorexia la persona se restringe de comer, se encuentra debajo del peso ideal y tiene miedo de engordar.

El ser humano puede vivir tres minutos sin aire. Después de 3 días el cuerpo humano no aguanta sin agua aunque han ocurrido excepciones a esta regla. Incluso puede durar tres semanas sin comer. Además el cuerpo esta compuesto de 65% de agua, por ende es uno de los recursos mas necesitados para la sobre vivencia. Un dato pertinente es que el agua sirve para llevar oxígeno y nutrientes a células y limpiar los desperdicios del cuerpo. Amortigua nuestras articulaciones y tejidos blandos. Sin agua, no podemos digerir ni absorber comida.

Se sabe que existen muchos tipos de dieta, algunas son más estrictas que otras y otras son tan desquiciadas como la persona que las inventa. Breatharianism es una de esas dietas alocadas, mal pensadas y ridículas de la cual se ha creado toda un estilo de vida. Esta se basa en que la persona solo depende del aire para vivir. ¿Será posible aguantar una dieta que te impulsa a tener problemas alimenticios?

Meses más tarde Valeria Lukyanova había dado por terminado esta dieta diciendo que no estaba lista todavía para entrar de lleno al Breatharianism. Realmente ella no brindó detalles de su experiencia, mi opinión es que encontró que está disciplina es peligrosa, ya que podía haber perdido su vida durante el proceso. Si admitió que sentía cierta libertad al no tener que pensar tanto en la comida. En fin Lukyanova ha experimentado lo difícil que es ser Barbie, aprendió que esa carga debe llevarla lo mejor posible. Incluso algunas fanáticas perdieron su vida imitándola en su dieta. Será necesario identificar modos en los que podemos ayudar a jóvenes como Valeria Lukyanova salir de este gran problema que se ha vuelto tan común en nuestra sociedad.

¿Se ha imaginado alguna vez cuales serian las medidas de Barbie si ella fuera humana? Creo que muchos se llevarían la sorpresa de saber que no seria tan bonita como la hacen las fábricas de muñecas. Los siguientes datos han mostrado cuales son esas medidas de Barbie. Su estatura seria de 1.82 metros que seria aproximadamente 5 pies 11 21⁄32 pulgadas y 49 kilos de peso, 96 cm. de contorno de busto, 45 cm. de cintura y 83 de cadera.  Por estas medidas ella no podría tener la menstruación, porque no tendría los recursos morfológicos necesarios para ello. En otras palabras la fémina estaría caminando en cuatro patas como lo hacen ciertos mamíferos. Esto se debe a que su masa corporal no le permitiría estar erguida. ¿Se podría decir que los creadores de Barbie no buscaban que Barbie compartiera mayores rasgos de las mujeres sino persuadirlas a cambiar de idea.

El website Rehabs.com hizo una comparativa de la figura de la muñeca Barbie con las de chicas reales. Los escritores de este reportaje indican:  “Nuestras imágenes revelan las proporciones físicas imposibles de la muñeca idealizada por muchos como modelo de la perfección”, alertan sus creadores. Para hacer lo más real el estudio tomaron, las medidas de Barbie y las medidas del promedio de las chicas de entre 18 y 25 años que tienen 1,70 metros de altura y viven en Estados Unidos. Sus hallazgos muestran 6 áreas que son importantes para comparar de forma similar sus estructuras morfológicas. . El cuello debía tener el cuello dos veces más largo que la mujer promedio esto la haría incapaz de mantener su cabeza erguida.  Su cintura era de 40 centímetros y mas pequeña que su cabeza esto le permitiría muy poco espacio  al hígado y al intestino. En relación a la proporción de cintura – cadera seria de 24 porciento menos al porciento promedio de los mujeres que es de 0,80.  Las muñecas de Barbie son tan irreales que no podría levantar objetos pesados con medidas de 8,9 centímetros no podría levantar una gran cantidad de objetos. Las piernas serían de un 50% mas largas en comparación a sus brazos y mucho más delgadas que las de la mujer promedio. Los más desagradable es que los pies serían tan pequeños que no aguantarían que Barbie estuviera de pie, por lo que se dice que caminaría en cuatro patas.

Las conclusiones asustan. Por ejemplo, las probabilidades de encontrar una chica con un brazo igual al de Barbie son 1 en 6.758.  Entre las mujeres anoréxicas, las posibilidades aumentan drásticamente estas son de 1 en 14. Algo que solo puede leerse de una forma: la figura de esta muñeca es más similar a un cuerpo enfermo que a uno saludable. Y ese es el modelo con el que crecen las niñas que utilizan Barbie: el 42% de las niñas de entre 6 y 10 años desearían ser más flacas.

Si Barbie existiera como ser humano tendría que ajustarse a tener los siguientes cambios presentes en su cuerpo para parecer a la muñeca:

Primero que nada tendría que crecer 60 cm por encima de la estatura promedio para las mujeres. Luego alargar su cuello 8 cm, algo que se ve presente en la cultura africana. Además se vería más flaca que la mujer promedio reduciendo el perímetro de su cintura 15 cm. Por ultimo tendría que incrementar la medida del busto en 13 cm.

Mientras para que un hombre se viera como al modelo Ken:

Tendría que estirar su cuerpo para poder crecer 50 cm. Además engordar el cuello 20 cm. Como si fuera poco Ken no es Ken sin su torso por lo que tendria que aumentar el perímetro del tórax 30 cm.

La anatomía de Barbie y Ken son imposibles de lograr ya que se necesitaría salir de los parámetros humanos que ya conocemos. Ellos parecerían un seres deformes por completo en el sentido que no tendrían intestino porque no podría llenar el estomago mas que irreal de las muñecas. Sin contar los problemas gastrointestinales, malestares y pobre salud física. Se calcula que –incluso apelando a cirugías mutilantes- sólo unas 100 personas, entre los 6000 millones que hoy habitan el planeta, podrían lograr estos objetivos. Esa probabilidad es para un cuerpo Barbie de 1 en 100.000 personas y para Ken –algo más realista- de sólo 1 en 50. Desde este punto de vista podría afirmarse que Barbie es un “monstruo” muy alejado del modelo antropomórfico que se supone representa. Mientras tanto tendremos que aceptar el hecho que Barbie va más allá de lo que creemos que es la muñeca. Que incluso afecta la forma en que nos vemos y miramos a otros. Ambos Barbie y Ken son marionetas de una ideología que crea una obsesión por querer alcanzar un fin sin fin.

Compartir